facebookChinese

Idioma

Industria téxtil – CASO DE ÉXITO DEL RELLENO PLÁSTICO BIOFILL® TIPO A

La industria textil presenta en general grados de contaminación dispares ya que depende del subsector a que pertenezca (tintura, acabados, estampación, etc), pero una característica tienen en común casi todas: el color. Las primeras industrias textiles que instalaron su planta depuradora trataban las aguas residuales mediante sistemas físico químicos de coagulación floculación, con un fuerte consumo de reactivos químicos, produciendo una gran cantidad de lodos. Estas plantas, si estaban correctamente diseñadas y su explotación era correcta (lo cual no ocurría siempre), conseguían eliminar el color, pero quedaba en sus aguas una carga contaminante orgánica muy importante que en general superaba los límites legales de vertido a rio. Un estudio a escala real patrocinado por el ICAEN, realizado entre la Universidad Politécnica de Catalunya y una empresa textil situada en la cabecera del mismo rio Llobregat, donde la conservación de la fauna piscícola era una acción estratégica para la región situada al pié de la cordillera Pirenaica. El estudio consistió en ensayar la combinación de un sistema biológico de filtro percolador con el relleno plástico BIOFILL® tipo A y el sistema físico químico existente.

Flowsheet Diagrama de flujo
View of trickling filter Vista del filtro percolador

El proyecto consistió en introducir un sistema biológico de filtro percolador equipado con BIOFILL® tipo A, entre el depósito de homogeneización y el sistema físico químico existente, el agua percolada se envió al depósito de homogeneización activándolo con el aire suficiente, desde el cual se envía el agua al sistema físico-químico. Esta combinación comportó una disminución drástica del consumo de reactivos y en consecuencia la disminución de la producción de lodos alrededor del 50% en volumen.

General view of the modified plant Vista general de la planta modificada

La biomasa que se forma en el tratamiento de las aguas residuales industriales es completamente diferente de la que se forma en aguas residuales domésticas, primero porque los componentes a degradar son diferentes; y en segundo lugar, porque adquiere el color del agua que se trata en la planta, en el caso de la industria textil el color puede ser diverso. La construcción del filtro percolador no tiene que ser necesariamente de hormigón, el depósito está lleno de plástico no de agua, por lo cual no hay empuje lateral sobre sus paredes que pueden ser tan simples como las que se ve en este ejemplo. En este caso la construcción se realizó en acero inoxidable 304, pero puede ser de acero galvanizado o de acero vitrificado, siempre en función del presupuesto que se quiera o se pueda dedicarle. El éxito de la experiencia permitió no tan solo eliminar el color, si no eliminar más del 93 % de la carga orgánica disuelta. Este éxito llevó a construir otras muchas plantas con este sistema en el sector textil.

Biofill A with residue Biofill A con residuo

CONCLUSIONES

El resultado fue espectacular, instalando el filtro percolador anterior al físico químico en todos los casos, activando la homogeneización y desde aquí alimentando el físico químico. Así se consiguió:

  1. Eliminar la carga orgánica disuelta hasta límites que permitieron verter el agua depurada al rio cumpliendo la legislación para zonas sensiblemente protegidas.
  2. Reducir drásticamente el consumo de reactivos.
  3. Reducir la producción de fangos a menos de la mitad.
  4. Reducir los costes de explotación a menos de la mitad.

El relleno plástico BIOFILL® tipo A instalado para la realización de los proyectos no ha tenido que ser substituido en ninguno de los casos. Posteriormente, este sistema se ha utilizado largamente, no tan solo en la industria textil, si no también en otros sectores industriales.